dimarts, 4 de febrer de 2014


 

Riego con agua purificada mediante Vetiver
Realizan primer riego de cultivos con agua purificada a través del Sistema Vetiver

Recuperar aguas contaminadas para  usarlas en riego y aumentar la productividad en la Región de Arica y Parinacota, es el objetivo de un proyecto cofinanciado por la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), del Ministerio de Agricultura, y ejecutado por la Universidad de Tarapacá, que este miércoles tuvo en el Valle de Lluta, el primer riego de cultivos con agua purificada por el Sistema Vetiver.

En la actividad, que contó con la presencia de Jorge Alache, seremi de Agricultura de la Región; Fernando Bas, director ejecutivo de FIA; y de Vitelio Goykovic,  decano Facultad de Agronomía de la Universidad de Tarapacá, se hizo un fuerte hincapié en la preocupación del Ministerio de Agricultura por encontrar alternativas sustentables para el mejor aprovechamiento de los recursos de agua en el norte del país.Este método —que está implementando una plataforma tecnológica para la descontaminación de las aguas de riego, a través de la fitorremediación con el Sistema Vetiver— fue inicialmente desarrollado por el Banco Mundial, para la recuperación de suelos y aguas en la India, a mediados de los años ochenta, y en la última década ha emergido como el más innovador, de bajo costo y poco invasivo ambientalmente de los sistemas de remediación existentes. Es el caso del Valle de Lluta, en la Región de Arica y Parinacota, el que se riega a través del río Lluta, perdiendo un caudal de aproximadamente 1.000 litros de agua por segundo, los que, según estimaciones de la Universidad de Tarapacá, servirían para regar unas 2.200 hectáreas adicionales.Los primeros resultados de la implementación del sistema, han demostrado que en agua con alto contenido de boro, realizado en un volumen de 3.000 litros se obtuvo una disminución de 13,35 mg/l a 7,1 mg/l en 5 días. Por otra parte, los ensayos realizados en metales pesados como plomo, manganeso y el metaloide arsénico, arrojaron disminuciones aún más significativas, comentó Sandra Ugalde, coordinadora técnica del proyecto, “puesto que  en el caso de plomo, el ensayo comenzó con 2 mg/l y al cabo de 15 días no se detectó plomo”. Asimismo, en el manganeso,  se comenzó con 1 mg/l y a los 15 días se detectaron 0,24 mg/l. Por otra parte, el arsénico en agua de pozo contaminada con 0,33 mg/l disminuyó a 0,06 mg/l en 5 días. 03/02/2014 -

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada